martes, 5 de enero de 2016

Guerreros: Los Caballeros Pantera.








"Nunca permitiré que ninguna persona o cosa que porte la Marca del Caos viva, mientras me quede aún aliento en el cuerpo..."
                                   —Heinrich von Torlichhelm, Gran Maestre de los Caballeros Pantera.


La Orden de los Caballeros Pantera es una de las más famosas Órdenes de Caballería del Imperio. La exótica Orden de los Caballeros Pantera es una hermandad secular dedicada al bien del Imperio. Estos nobles se ven a sí mismos como protectores de la población, las tierras y los empeños de su amada nación, y se esfuerzan para mantenerse al margen de las intrigas políticas de las provincias y ciudades-Estado. Enfundados en sus armaduras y cubiertos con pieles de grandes felinos, los miembros de la Orden se dedican a la preservación de la pureza de la forma humana contra la corrupción del Caos y están fanáticamente dedicados a la caza de mutantes y cualquiera que porte la marca del Caos.

Como muchas de las Órdenes de Caballería más antiguas, la Orden de los Caballeros Pantera se fundó durante las Cruzadas contra Arabia. Originalmente, eran un grupo de cruzados que se dirigieron a Estalia para rechazar las fuerzas del sultán Jaffar, y demostraron su valía obteniendo más victorias que derrotas.

Los guerreros del sultán llevaban cráneos de panteras sobre sus cascos y pieles de animales exóticos en sus escudos y a modo de capa. Cuando el ejército de Jaffar fue derrotado y finalizó la guerra, se llamó a los caballeros para que regresaran al Imperio, y los cruzados que volvían de aquellas tierras regresaron con muchos grandes tesoros saqueados de los palacios de Arabia. Algunos de estos caballeros cogieron las pieles de los hombres del sultán como trofeo y se las colgaron de la armadura, e incluso trajeron animales exóticos como jamás se habían visto en el Viejo Mundo, tales como leopardos, tigres y especialmente panteras manchadas. Cuando los victoriosos caballeros desfilaron por las ciudades del Imperio, muchos lo hicieron con estos animales desfilando junto a ellos, controlados mediante cadenas de oro.

Al llegar a Middenheim, estos caballeros decidieron fundar en el año 1540 la Orden de los Caballeros Pantera, al tomar el nombre de las pieles de los animales exóticos con los que adornaban sus vestiduras y caballos. Estos caballeros siguen llevando todo tipo de pieles exóticas y en su escudo muestran la insignia de su orden, la fabulosa pantera de Arabia. Así nació la Orden de los Caballeros Pantera, cuyos integrantes destacan por su valentía y son respetados por todo el Imperio.

Una vez en Middenland, los Caballeros Pantera empezaron a servir como escolta personal del Graf. La Orden se encuentra afincada principalmente en las ciudades de Middenheim y Talabheim. Dado que son devotos sigmaritas y en estas ciudades hay una mayor predominancia de culto a Ulric, los Caballeros Pantera tienen gran rivalidad, y amistad a la vez, con los Caballeros del Lobo Blanco, y ambas Órdenes intentan que sus logros superen a los de la otra. Como organización militar que es, regularmente entran en conflicto con otras facciones militares. Para reducir las tensiones, el Graf desplazó su base de operaciones a la ciudad de Carroburgo, pero la casa capitular de la orden sigue en Middenheim para que sigan participando de forma directa en la defensa de la ciudad.

Con el paso de los siglos, los Caballeros Pantera han demostrado en repetidas ocasiones que son nobles guerreros dedicados a la preservación del Imperio y sus ideales. Como es natural, esto solía venir acompañado de prestigio y riquezas considerables, aspectos que eran de su agrado. Cuando sus actividades empezaron a tener un cariz político, la corrupción se introdujo en la orden y se volvió vulnerable a la infiltración de los cultistas del Caos. Cuando la corrupción fue descubierta por los Cazadores de Brujas, la vergüenza y sospecha cayó sobre los Caballeros Pantera; y en la actualidad todavía tratan de redimirse. En un intento por compensar esta caída en desgracia, se convirtieron en fanáticos cazadores de mutantes y bestias, deseosos de preservar la pureza racial dentro del Imperio, declarando cruzadas contra seguidores del Caos y matando a cualquier persona que se sospeche de corrupción.

Este fanatismo no es extraño en las Órdenes de Caballería, aunque la mayoría de ellas elige combatir a enemigos más cercanos. En el siglo pasado se promulgaron dos decretos imperiales diferentes en los que se ordenaba a los Caballeros Pantera que desistieran en sus cruzadas, pero en ambos casos fueron revocados, pues el Imperio prefiere ofender a una nación lejana que a una fuerza marcial como esta Orden de Caballería.

El Conde Elector Boris Todbringer emplea frecuentemente a los Caballeros Pantera en su guerra personal contra el Señor de las Bestias Khazrak el Tuerto. Pero a pesar de ser la guardia del Graf, los Caballeros Pantera defienden el Imperio como entidad por encima de todo y a la protección de sus gentes y territorios, por lo que no es raro que varios destacamentos de estos luchen contra las bestias del bosque de Drakwald; muchos de ellos al servicio de los Cazadores de Brujas para encontrar a un mutante particularmente difícil de eliminar. De hecho, algunos Cazadores de Brujas pensaban utilizar los Caballeros Panteras contra Luthor Huss, al que se le consideraba casi como un hereje en ese momento.

Los Caballeros Pantera se distinguen de las otras Órdenes de Caballería por la representación de grandes felinos en sus armaduras, escudos y sus enormes crestas; y por cubrir tanto sus armaduras como las de sus caballos con las pieles de los animales por la que toman nombre ya que la pantera simboliza la fuerza, la nobleza y el coraje. Engalanados con las características pieles de los grandes felinos cazadores de las Tierras del Sur, los Caballeros Pantera se protegen con armaduras plateadas y doradas, y cargan a la batalla en caballos equipados con las características bardas azules y doradas.

Para ser aceptado en la Orden, un escudero debe perseguir y matar a un gran felino, para después, cuando sea nombrado caballero, poder llevar la piel con orgullo. Posteriormente, el recién formado Caballero Pantera dividirá su tiempo entre su servicio como guardia personal del Graf y misiones diseñadas para destruir a los seguidores del Caos donde quiera que se encuentren.

A pesar de que se les puede encontrar luchando en cualquier punto del Imperio, los Caballeros Pantera residen principalmente en las ciudades de Middenheim (donde tienen su principal casa capitular) y en Talabheim (donde tienen otra). Se dice que este anexo de la orden en el Ojo del Bosque es la segunda más grande del Imperio. Estos caballeros son vistos con gran sospecha, y muchos creen que su presencia sólo sirve para que Middenheim pueda extender su influencia allí donde no es bienvenida. Durante la Tormenta del Caos, se movilizó a la mayor parte de estos caballeros para que fueran a defender Middenheim, al tiempo que se trataba de quitarle hierro al asunto. Pero ahora que la tormenta ha amainado, los supervivientes están regresando lentamente a Talabheim.