martes, 7 de junio de 2016

¿Por qué el Conde Draco se pasaba el día contando cosas?



Al parecer, existe la creencia de que los vampiros padecen aritmomania, una variante del trastorno obsesivo compulsivo: quienes la padecen se obsesionan con los números. De hecho, una defensa tradicional contra los vampiros consistía en arrojar granos o semillas al suelo para entretenerlos contando hasta el amanecer. Esta costumbre vampírica tendría su origen en leyendas populares sobre el infierno en las que se obliga al condenado a contar granos de arena o de sal. Una curiosidad curiosa que me enseño el bueno de "WastedWar" el otro día.